ALZHEIMER Y TERAPIAS CREATIVAS

El Alzheimer es una enfermedad a nivel cerebral causada por la muerte de células nerviosas, generando dificultad en la transmisión de señales de manera apropiada, Es el tipo mas común de demencia, termino general que se usa para hablar sobre la pérdida de memoria y otras habilidades intelectuales que interfieren con la vida diaria (Alzheimer's Association, 2007).
Se ha estudiado que el uso de terapias creativas ayudan en el tratamiento de pacientes con Alzheimer. Las artes se han utilizado como promoción de salud incorporando un nuevo campo de estudio llamado psiconeuroimmunología (Cohen, 2006). Este término se refiere a la influencia de la mente en el cuerpo o sistema inmune, mediado a través del cerebro y sistema nervioso central. Se ha encontrado que haciendo que los pacientes se interesen en actividades desafiantes como el arte, el cerebro puede crear nuevas sinapsis, por ende adaptándose y manteniéndose vital (plasticidad cerebral) (Cohen, 2006; Shaw, 2006).
Sin embargo, las terapias creativas también afectan en las experiencias afectivas y sensoriales (Chavin, 2002; Davis, 2006) y ayudan a preservar y maximizar el sentido del si mismo. Por ejemplo, fomenta la comunicación no verbal con el mundo externo (Kamar, 1997), las habilidades sociales (Green, 2004; Chavin, 2002), ayuda a estimular áreas cerebrales que aun están funcionando bien (Greene, 2004), permite reminiscencias o traer experiencias pasadas al presente (Kahn-Denis, 1997), fomenta autonomía y toma de decisiones y promueve que las personas expresen sus preferencias y emociones (Chavin, 2002; Davis, 2006). Es importante mencionar que las respuestas mencionadas se pueden lograr a través de diferentes medios artísticos, como artes visuales (arte terapia), música (musicoterapia) y teatro (drama terapia).
En relación al arte terapia propiamente tal, que es mi especialidad, es un buen complemento para procedimientos diagnósticos y evaluación de capacidades cognitivas (Kahn-Denis, 1997; Lev-Wiesel & Hirshenzon-Segev, 2003; Seifert & Baker, 2002). Por ejemplo, desde un analisis cualitativo de dibujos realizados por pacientes con demencia progresiva, aparecen elementos comunes, como líneas cortas y dispersas, símbolos específicos y por sobre todo, dibujos con omisiones que indican cambios orgánicos en el cerebro (Kahn-Denis, 1997; Seifert & Baker, 2002). Además, a medida que se avanza a niveles mas severos de la enfermedad, las figuras de autorretrato muestran un retroceso en la fase de desarrollo artístico descritas por Lowenfeld and Brittain (1982). Cuando se trabaja con una persona con Alzheimer a través del arte terapia, es importante la elección del setting, refiriéndome a los materiales y espacio físico. Por ejemplo, si se usa papel blanco para alguna actividad, hay que asegurarse de tener un fondo de color para que no haya dificultad en discriminar el medio del fondo (Harlan, 1993).
Desde mi experiencia personal en el trabajo con pacientes con Alzheimer, debo, en primer lugar, decir que ha sido un desafío. Debido a sus dificultades con la memoria, cada encuentro es como empezar de cero. No se acurdan de uno y depende de lo avanzado de la enfermedad, probablemente haya que comenzar de nuevo cada 5 minutos. Es decir, pueden estar trabajando y se desconcentran y cuando miran su trabajo no reconocen que ellos lo estaban haciendo. Ha sido difícil, lo reconozco, pero a la vez a medida que pasa el tiempo, se logran cosas muy buenas. Por ejemplo, una de mis pacientes al principio, cada vez que me veía, era dificl comenzar, no me reconocía, no había un vínculo. Ahora, tampoco me reconoce, pero me mira como si supiera quien soy. Esto tiene que ver con que en el Alzheimer se pierden habilidades cognitivas, memorias cognitivas, pero no las memorias emocionales. El vinculo creado con esta paciente me hacer darme cuenta de lo valiosos que son los afectos. Además, es increíble como una imagen puede traer tantos recuerdos, y en paciente con Alzheimer, esto es un logro importante. Son personas que viven el día a día, que no saben de donde vienen, donde van, quienes son. El sentido del si mismo se ha ido desvaneciendo, pero cuando se viene algo a la memoria, y el terapeuta lo estimula y sigue indagando, lo ayudamos a ser una persona completa nuevamente, aunque sea por unos momentos, esto les da vitalidad y como dije anteriormente, se crean nuevas conexiones emocionales que los ayudan a mantenerse saludables. Las experiencias nuevas son siempre un desafío, esa es la gracia! En general, estar en contacto con pacientes con Alzheimer ha sido muy enriquecedor y como arte terapeuta he aprendido mucho. He desarrollado paciencia y empatía entre otras cosas. He aprendido sobre frustración, uno se pone expectativas que no siempre resultan, uno tiene pacientes definidos para cada dia y repentinamente no se puede trabajar...en fin, eso es parte de la flexibilidad de un terapeuta... estar preparado para diversas situaciones. En general, muy buena expeiencia...
En fin, esa ha sido parte de mi experiencia de práctica en USA... ya les contaré mas. Los invito a hacerme preguntas para seguir compartiendo según sus propios intereses!
video